1. SUBVENCIONES DE COMEDOR ESCOLAR Y MATRICULA EN ESCUELAS INFANTILES PARA FAMILIAS ARAGONESAS.

 

Todos los años la vuelta al cole en Aragón supone un desembolso importante para todos los aragoneses.

Teniendo de referencia el año 2018, respecto al gasto escolar hay que tener en cuenta:

Respecto al material escolar:

– Libros de texto y otro material: los padres gastarán entre 150 y 250 euros en libros de texto. Este año los precios en enseñanza obligatoria (primaria y ESO) han subido más de un 4%. A esto hay que añadir entre 50 y 180 euros de mochila, estuches, cuadernos, etc.

– La matrícula: aunque en los colegios públicos y concertados es gratuita, se abona únicamente un importe por curso relativo al material fungible y de fotocopias de entre 10 y 30 euros. En los centros privados oscila entre los 250 y los 300 euros. En las escuelas infantiles la cuota varía entre los 57 euros y los 254 euros, dependiendo de los ingresos familiares, aunque existe una cuota especial dependiendo el tipo de familia que va desde los 28,50 a los 254 euros.

Otros gastos: la cuota de la asociación de madres y padres (de 10 a 50 euros en función del centro), el transporte escolar (entre los 60 y los 95 euros al mes), el uniforme (350 euros y para aquellos que no lleven uniforme puede ser de entre 60 y 250 euros en ropa de calle) y las actividades extraescolares (en los centros públicos entre los 13 y los 45 euros, en los concertados entre 20 y 50 y en los privados entre 30 y 60 euros).

Respecto al gasto de comedor escolar en los colegios: supone cerca de 86 euros si son centros con fondos públicos o entre 100 y 140 euros si se trata de uno privado. Una de las principales ayudas contra la pobreza infantil en Aragón son las becas de comedor estivales (en verano), una medida de la DGA desde 2014. Todos los alumnos que son beneficiarios de una beca de comedor durante el curso escolar tienen derecho a percibirla en verano, sin necesidad de volver a solicitarla. La cuantía es de 180 euros por el primero hijo y 120 euros por cada uno de los siguientes, hasta un máximo de 600. Unos 12.000 niños en Aragón tuvieron derecho a esta en el verano de 2018 aunque estas ayudas se pagan meses más tarde.

En lo que se refiere al comedor en escuelas infantiles de la DGA, el gasto en comedor va desde los 59 euros al mes a los 118 euros, dependiendo de los ingresos familiares, mientras que en las guarderías del Ayuntamiento de Zaragoza viene incluido en la matrícula.

La DGA da becas de comedor y material curricular que en curso de 2018-19 llegan, respectivamente, a más de 11.000 y 17.000 alumnos, pero 1.800 menos que el curso pasado.

El Gobierno de Aragón destina a estas prestaciones cerca de 14 millones de euros. La aportación que da la DGA para becas de comedor y de material curricular cubre el 100% del servicio.

El Ayuntamiento de Zaragoza concedió igualmente en septiembre de 2017 una serie de becas: en libros fueron 160 euros para Primaria, 230 euros para Secundaria, 125 euros para Infantil y para comedor 86 euros al mes. Para el curso 2018-19 se contempla el pago en metálico para aquellos beneficiarios que no tengan comedor en su centro.

El colectivo de inmigrantes ilegales también es receptor de todas estas ayudas, y cabe tener en cuenta:

– Se dan casos de inmigrantes que, a la hora de declarar ingresos, falsean sus cuentas, no dan los datos reales. Muchos tienen un capital y patrimonio en sus países o negocios a nombres de otros familiares, por lo que aquí figuran como personas de rentas bajas o de exclusión social, por lo que se anteponen al resto a la hora de recibirlas.

Suplantación de identidad al pedir las ayudas: acuden padres y/o madres con hijos que no se parecen en nada a las fotografías de sus documentos, se presentan con niños que dicen ser sus hijos. Este delito conlleva penas de cárcel.

– En octubre de 2013 once familias musulmanas renunciaron a las becas de comedor para reclamar que los comedores ofreciesen menú “halal” (con carne procedente de animales que hayan sido sacrificados por el rito halal) y retiraron a sus hijos del comedor en protesta.

– Además de esto, los barrios como Delicias, Las Fuentes o el sector Centro tienen mayoría de alumnos inmigrantes y beneficiarios de becas bien de la DGA y/o bien del Ayuntamiento, ya sean legales o ilegales.

– Los inmigrantes que no tienen NIE pueden tener TIE, que es la identificación de extranjero legal. Además, a los refugiados a través de Exteriores y asociaciones que los atienden se les da una identificación. Estas familias también reciben beca.

 

Proponemos

– Anteponer las ayudas y la elección de centro a familias aragonesas en base al derecho de prioridad nacional, considerando que deben tener más derechos los aragoneses frente al colectivo inmigrante.

– Mayor control a la hora de estudiar los casos de solicitud de las ayudas para acabar con el fraude antes enumerado que se repite año tras año. Estamos en contra de las políticas  a favor del colectivo inmigrante que se llevan desde hace años en nuestra comunidad y que es tapada y fomentada por los partidos políticos y sus colectivos afines.

– No compartimos la opción de ofrecer menú halal en los comedores escolares y mucho menos estamos dispuestos a ceder a chantajes por cuestiones de la religión musulmana. Las personas que vienen a España deben adaptarse a nuestras costumbres y, al menos, deberíamos tener reciprocidad con sus países de origen, cosa que no ocurre.