1. FACILITAR A AUTONOMOS Y PYMES ARAGONESES LA APERTURA DE SUS NEGOCIOS.

En España, con cifras de mayo de 2018, los autónomos suman más de 1.500.000 trabajadores, mientras que las pymes (pequeñas y medianas empresas) suponen 1.330.000 empresas, lo que representa el 99,8% del total del tejido empresarial español entre ambos. Las grandes empresas, con más de 250 trabajadores, sobrepasan la cifra de 4.600.

Si analizamos los datos vemos que el 53,6% son autónomos que no tienen asalariados; el 39,9% microempresas con entre 1 y 9 trabajadores; el 5,4%, pequeñas empresas con entre 10 y 49 trabajadores; el 0,9% medianas empresas con entre 50 y 249 trabajadores, y solamente el 0,2% es gran empresa con 250 empleados o más.

Las pymes de entre 1 y 249 empleados dan empleo a 8,5 millones de trabajadores, mientras que las grandes empresas (con 250 empleados o más) a 5,3 millones de trabajadores.

En cuanto a las contrataciones, las pymes han sumado más de 45.900 ocupados en el primer trimestre de 2018  mientras que las grandes empresas han descendido su número de empleados en más de 23.600.

Por sectores, el 75% de las pymes pertenece al sector servicios, el 9,6% a la construcción, el 8,3% a la industria  y el 7% al sector agrario.

En Aragón, el 99,9 por ciento del tejido empresarial aragonés está formado por pymes y autónomos de los que el 95,43 por ciento son empresas con menos de 10 trabajadores. Asimismo, son estos los que crean 7 de cada 10 empleos generados en la comunidad.

Uno de los problemas que encuentran los emprendedores es la falta de asesoramiento para saber los pasos a seguir a la hora de abrir un negocio, los días que se necesitan para montar una empresa, cuántos trámites y formularios hay que cubrir, dónde buscar asesoramiento empresarial (estudios de mercado, análisis financiero y de viabilidad, etc.), y excesiva burocracia, entre otros.

Es por ello que consideramos piezas básicas del engranaje empresarial y económico del país a los autónomos y a las pymes, y pensamos que la Administración debe ayudar en la medida de lo posible al aumento y desarrollo de los mismos eliminando las trabas que dificulten a los emprendedores dar el paso a la hora de abrir un negocio.

 

Proponemos

Creación de una Oficina para el asesoramiento al emprendedor aragonés.

Agilizar los trámites y reducir plazos para la apertura de sus negocios, avanzar hacia el camino de la verdadera ventanilla única.