1. ELIMINACION DE SUBVENCIONES A PARTIDOS POLITICOS, ASOCIACIONES PATRONALES Y SINDICATOS.

 

Estos siguen manteniéndose principalmente de subvenciones estatales ya sea de forma directa o indirecta, algo que se mantiene desde el inicio de la Transición democrática.

Partidos políticos:

– Subvenciones directas: el Estado otorga a los partidos políticos con representación en el Congreso de los Diputados subvenciones anuales no condicionadas a los presupuestos. El Estado paga por cada escaño 21.167,64 euros.  Además, el Estado paga 0,81 euros por cada voto conseguido por las candidaturas al Congreso cuando alguno de sus miembros haya obtenido un escaño. A ello se suma además 0,32 euros por voto que obtenga cada senador y una subvención específica para sufragar el envío de papeletas.

– Subvenciones de comunidades autónomas: los partidos políticos con representación en los parlamentos regionales reciben de las comunidades subvenciones cada año no condicionadas.

– Donantes: los partidos políticos también reciben donaciones de sus simpatizantes.

– Subvenciones indirectas: todas las organizaciones políticas reciben dinero de las administraciones públicas por vías mucho menos transparentes y más difíciles de controlar: fundaciones, asociaciones, editoriales, centros de pensamiento, etc… A través de este entramado, forman una enorme estructura que se especializa en la captación de subvenciones.

En marzo de 2018, el PSOE, Podemos y Ciudadanos quisieron que el artículo 6 de la Constitución Española blindase la financiación pública de los partidos políticos para garantizarles un nivel de recursos suficiente, o sea, asegurarse más de 50 millones de euros.

Las cuentas de los partidos políticos dependen del dinero público (el 80% de sus ingresos proviene de subvenciones). Cada año reciben más de 50 millones de euros del Estado, aunque, una vez sumadas la subvenciones de todas las administraciones, la cuantía real es muy superior. En concreto, entre 2007 y 2015 (en plena crisis económica), los partidos recibieron 2.400 millones del erario público (300 millones cada año). El PP y el PSOE son los que más dinero recibieron durante esos ocho años.

Para el ejercicio 2018 el Ayuntamiento de Zaragoza destinó 325.000 euros para el funcionamiento de los grupos municipales y 25.000 euros para la Asociación de Ex concejales.

Sindicatos y patronal:

Los sindicatos y la patronal (CEOE) reciben sus ingresos de varias vías. En primer lugar, están las aportaciones de sus afiliados, pero además de ellas el Estado también les financia.

– Sindicatos: en 2018 serán más de 8,88 millones de euros la cantidad que recibirán del Estado las centrales sindicales en proporción a su representación.

– Patronal: en 2018 los ingresos de la patronal serán de 10,6 millones de euros. Las grandes centrales y las organizaciones empresariales sectoriales y territoriales acuden a menudo a la financiación pública, ya sea de forma directa (subvenciones) o indirecta (a través de la prestación de servicios como los cursillos del INEM, organización de congresos, publicaciones, etc…).

 

Proponemos:

– Eliminación de las subvenciones públicas a partidos políticos, asociaciones patronales y sindicatos. Consideramos que es un dinero excesivo entregado por el ciudadano a estos, que fomenta el mercadeo y aumenta más si cabe el poder de los mismos sin verse repercutido en la sociedad.

– Destinar ese dinero para satisfacer necesidades reales de la ciudadanía.

– Creemos que, en el caso de los sindicatos, al estar estos financiados en una cantidad importante por los distintos gobiernos, poca o nula defensa de los intereses de los trabajadores van a ejercer frente a estos: no vas a morder la mano del que te da de comer.