1. FIN DE SUBVENCIONES A LA INMIGRACION ILEGAL

 

Una persona en situación ilegal, sin papeles, subsiste o bien a través de ayudas, trabajando sin cotizar o delinquiendo. En todos los casos no aporta nada al sistema, por contra, se beneficia de él.

 

Estadística.

– Inmigrantes: en 1998 hay 637.085 inmigrantes en España (1,6% de la población), en 2017 hay 5.947.106 (12,75% de la población). La cifra de ilegales se escapa, millón más, millón menos. En junio de 2018 ya han llegado más inmigrantes a España que a Italia y Grecia juntas, respecto del año pasado en estas mismas fechas ha aumentado la llegada de pateras un 120%.  La inmigración tiene un incremento anual del 28% y la inmigración ilegal se ha triplicado a mitad de 2018. A fecha de agosto de 2018 han entrado por mar de forma irregular 25.539 inmigrantes (9.139 en todo 2017) y 4.182 por tierra (3.952 en todo 2017).

Al no haber un registro, se calcula que más de 15.000 extranjeros viven en Aragón sin papeles.

– Emigrantes: los españoles emigrantes que han salido de España son más de 28.000 en 2011. A fecha de 1 de enero de 2017 eran 2.406.611 los españoles residentes en el extranjero (trabajadores, estudiantes o la famosa fuga de cerebros), casi un millón más que cuando comenzó la crisis en 2008. Durante 2017 un total de 1.851 aragoneses de nacionalidad española optaron por marcharse al extranjero.

Desempleo: en 1998 hay 1.785.000 parados en España, en 2012 hay 6.021.000. El fin del mandato de mayo de 2018 supone una cifra de 3.250.000 parados. Ningún año España tuvo desde entonces menos de 1.550.000 parados. El paro en Aragón a finales de julio de 2018 es de 63.900 personas, una tasa del 9,97%.

– Fondo de Reserva de las Pensiones: creado en 1997 para hacer frente al pago de las mismas, hasta el año 2000 no recibe la primera aportación de 601 millones de euros. A fecha de diciembre de 2017 el importe del que dispone el Fondo de Reserva es de 8.095 millones de euros, lo que supone 37.657 millones menos que hace diez años. La inmigración ha ayudado poco o nada en este sentido, y menos la ilegal.

 

Sanidad.

En julio de 2018 el Gobierno del PSOE recupera la sanidad universal. Desde que anunciase la medida esto ha hecho disparar el efecto llamada de los inmigrantes. Los costes de la sanidad pública aumentan ya en 1.500 millones de euros a fecha de 2018. A esta locura de la sanidad universal se une el nuevo impulso al turismo sanitario en 2018. Miles de inmigrantes traen a sus familiares a España para tratamientos costosísimos. La universalidad y el turismo sanitario costarán más de 3.000 millones de euros anuales.

La sanidad española es posible a través de nuestros impuestos, de la gente que cotiza y está de forma legal.

 

Ayudas.

Además de estar los inmigrantes legales e ilegales cubiertos por la sanidad universal, en España los inmigrantes reciben subvenciones y ayudas tanto por Gobiernos (municipales, autonómicos y del Estado) como por ONG,s, sindicatos y demás asociaciones y entidades afines a la causa, en las que tienen preferencia por delante de los nacionales. De la misma manera o mayor aún en el caso de irregulares. Por nombrar algunas: prioridad en las ayudas al incluirse en el colectivo “de exclusión social”, cupones para alimentación, bancos de alimentos solo para inmigrantes, pago de transporte público, obtención de papeles y ayudas económicas por violencia de género de hasta 400 euros al mes, asesoramiento por parte de centros públicos y de diversas entidades sólo para inmigrantes, entre otras.

No se investiga si tienen patrimonio y cuentan con otros recursos en sus países de origen, dándose el caso entonces de que aquí aparezcan como personas sin recursos mientras pueden tener inmuebles, dinero o incluso estar recibiendo pagas externas.

 

Consecuencias de la inmigración.

– La delincuencia, la mendicidad, las mafias, las bandas organizadas y la prostitución aumentan. En 2016 el 45% de los asesinatos por violencia de género fueron cometidos por inmigrantes, en 2017 resultan el 80%.

– La educación reduce el nivel al adecuarlos al nuevo alumnado, por desconocimiento del idioma principalmente, además se reservan plazas para este colectivo cuando hay alumnos que necesitan aulas de apoyo en detrimento de los españoles.

– La sanidad experimenta aumento de listas de espera y descenso de calidad del sistema.

– No hay reciprocidad con otros países. Sus países de origen no dan todo lo que da nuestro país ni nuestra comunidad autónoma.

No hay integración de ciertos colectivos en la sociedad. No contentos con eso, nosotros tenemos que amoldarnos a ciertas costumbres, religiosas y de otros sentidos.

– Proliferación de pisos-patera donde los inmigrantes se hacinan en número excesivo en beneficio de personas y mafias que se aprovechan.

– Recibimos mano de obra barata que acepta puestos de trabajo y condiciones que un nacional no puede ni debe en muchos casos. Todo ello favorece la precariedad en el empleo.

 

Proponemos

Eliminación de las ayudas y coberturas a la inmigración ilegal. Mayor control a la hora del reparto de las mismas.

– Defendemos el derecho de prioridad nacional a la hora de otorgar ayudas, consideramos que deben ser los aragoneses los que por responsabilidad y lógica deben ser beneficiarios de las mismas.

– Creación de un registro de personas que viven en situación irregular en la comunidad y seguimiento en el caso de refugiados y exiliados para, una vez solucionada la situación que provocó su exilio, regresen a sus países de origen.